Madre por segunda vez, ¿cómo me organizo con mi hijo mayor?

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Vida
Tags: berrinches, hermanos, bebés, recién nacidos

2

1

La llegada de un hermano no es fácil, los celos serán algo normal y la organización de los padres con el nuevo miembro puede ser complicada. Nadie quiere que el hermano mayor se sienta relegado, pero muchas veces no sabemos cómo hacer para atender a ambos hijos, ante las diversas demandas de un recién nacido.

Es importante ser comprensivos con la nueva situación. El hermano mayor dejará de ser el centro de atención y sus padres tendrán menos tiempo de atenderlo. Los celos no son del todo negativos, si son bien manejados, el niño se dará cuenta que el apego de sus padres se mantiene y se adaptará a la nueva situación.

Pero, ¿qué hacer? Corazón de Mamás ha pensado en algunas ideas de acciones sencillas que te permitirán organizarte mejor con tus dos hijos.

Permíteles que convivan. Seguro el más grande tendrá momentos en los que querrá acariciar, mirar y convivir con el pequeño. Permítele hacerlo y no estés diciendo no, a cada cosa que hace. Si el grande, por ejemplo, quiere acariciarlo pero está lastimando sus ojos, no le digas no. Oriéntale cómo debe hacerlo. Solo imponte si ves que pone en peligro al recién nacido.

Intenta un cambio a la vez. Si están planeando que el hermano mayor deje el cuarto de los padres o cambiarse de casa, tal vez quieran dejarlo para después. El nuevo miembro familiar significará suficientes cambios como para juntarlo con otro. Denle tiempo a procesar.

Pidan a la familia que les ayude. Cuando vayan de visita, por ejemplo, pídeles que te ayuden poniendo atención al hermano mayor.

El exceso de cosas materiales no colabora. Si bien es una tradición muy arraigada que el hermano menor traiga un regalo, la falta de tiempo y atención no se resuelven con cosas materiales. En vez de eso, planifica para dedicarle todos los días un ratito: mientras el hermanito duerme, puedes aprovechar a jugar un rato, hacer la tarea, etcétera.

Procura que hable de sus sentimientos. Así podrás entender mejor por lo que está atravesando. Si notas que su sentir es negativo, respóndele con cariño, hazle ver que el hermanito, más que una competencia, será una compañía en un futuro.

Es normal, aunque frustrante para los padres, que los niños sufran regresiones, es decir que vuelva a hacerse pipí o que pida el biberón o chupón. Muchas veces estas son llamadas de atención, no hay que hacerles demasiado caso y encausarlas de manera positiva.

La clave es ser cariñosos con los dos y mostrarles su lugar dentro de la familia. No hay que perder la paciencia y así el proceso de adaptación será mucho más sencillo. Permítele al niño mayor que encuentre el suyo sintiéndose útil, dejarlo participar en los cuidados del bebé suele ser una jugada con buenos resultados. Esta ayuda debe ser voluntaria y no obligatoria, pues en ese sentido puede generar más rechazo que apego.

No olviden, el hermano mayor en la mayoría de los casos sigue siendo un niño pequeño. Como con todo en los primeros años, se irá adaptando poco a poco al cambio y pronto tener dos, no se verá tan caótico como en los primeros días.

Compártenos tus ideas y experiencias en Corazón de Mamás, ¿qué hiciste cuando llegó tu segundo bebé?


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados