Mamá no te estreses, lo que hay que hacer ante algo que no conoces.

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud mental
Tags:  Soporte, Fortaleza, Conocimiento, Buscar Ayuda, Encontrar Respuestas, Mamá, Primeri

0

0


Cada momento es una oportunidad de adquirir experiencia, al principio es normal no saber qué hacer o cómo lo debemos de hacer. Las cosas más comunes que nos pueden inquietar son por ejemplo; dar el primer baño a los hijos,  poner el agua con la temperatura adecuada de la tina, o saber cuáles son los cuidados del cordón umbilical. Por nombrar los hechos más simples.

Ante lo nuevo es posible que te sientas paralizada e incapaz de manejar la situación, tal vez  al mirar a tu bebé tan pequeño, pienses que es muy frágil y no no tengas confianza tomarlo en tus manos. Tómalo con calma, lo cierto es que tienes el potencial para enfrentar y resolver cualquier situación que se presente.

El miedo nos paraliza y surge cuando tenemos desconocimiento de las cosas. Poner manos a la obra nos ayuda a contrarrestarlo, esto implica prepararte para para cualquier eventualidad. La preparación inicia buscando información adecuada que te permita resolver esas dudas, Corazón de Mamás es un buen recurso donde te encontrarás respuesta a ellas.

Tu pediatra y ginecólogo son personas en las que puedes apoyarte y  pueden darte instrucción o información. Puedes también pedirles que te  recomienden algunos libros o documentos confiables que te ayuden a disipar  tus dudas.

Estos ejemplos pueden ser los primeros y los más comunes, pero lo mismo pasa si se tratara de un tema de salud, o sobre el aprendizaje y educación de los niños. Para cada cosa, siempre hay soluciones y personas especializadas que nos pueden brindar apoyo. De manera que si no conoces algo, no te estreses. Actúa e infórmate.

Hasta este momento hemos estado hablando de cosas que parecieran teóricas, sin embargo la práctica es la que hace al maestro.

Pongamos un ejemplo, el baño de un bebé de recién nacido. Este conocimiento puedes adquirirlo durante tu estadía en el hospital. La enfermera puede darte la técnica para manipular a tu bebé y de cómo se lleva a cabo el método e higiene. Lo importante es que recuerdes que ninguna madre nace sabiendo y que tienes que tener la suficiente confianza para vencer el miedo y tomar con alegría ese momento de aprendizaje.

Recuerda que cuando tenemos hijos desarrollamos “súper poderes” y uno de ellos es la intuición y es parte de conocer a tu hijo y de reconocerte como madre. El crecimiento se da en un binomio madre e hijo. Es tu hijo el que te marcará la pauta de todo cuanto debes aprender.

No está de más decir que siempre los apoyos emocionales son fundamentales, si tienes dudas o tus emociones están un poco descontroladas, siempre es bueno pedir un consejo y un norte. Recuerda que no importa que tan pequeño o grande sea tu hijo, es muy importante mantener en lo posible en buen estado tu salud emocional, para que seas capaz de tomar las mejores decisiones.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados