Mamá, te quiero mucho pero no me beses frente a mis amigos.

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Vida
Tags: Crecimiento, Respeto, Comprensión, Amor, Confianza.

0

0

Si cuando  llevas a tu hijo a la escuela y te acercas para darle un beso trata a toda costa de soltarse de tu mano y te dice con un tono un poco desesperado; “Mami te quiero mucho pero no me beses frente a mis amigos”. Seguramente es porque los días y años han pasado, el pequeño que hacía berrinches a los dos años se ha ido, ha crecido tanto que ya ha aprendido a leer.

Ha superado la etapa del cambio del kínder a la primaria, ha ganado confianza, autoestima, tiene nuevos amigos, está comenzando a memorizar las tablas de multiplicar. El niño al que decíamos; “Eres niño grande”, finalmente ha crecido.

Y aunque ha crecido, la verdad es que faltan muchos años para que sea libre y soberano, tal vez esté entre los siete u ocho años, y  realmente sigue siendo un niño. Aun así no te sientas mal si llega a tener este comportamiento porque es absolutamente normal, es un signo de que está ganando autonomía y confianza.  Cuando los chicos piensan esto, tiene que ver con la imagen que están construyendo ante sus amigos y cómo se perciben a sí mismos. En su mente, no quiere verse tratado como bebé ahora que se siente más seguro de sus habilidades.

Este es el inicio de una etapa en la que tu pequeño comenzará a marcar sus límites, tal vez pienses que es demasiado pronto pero es realmente sano reconocer que esto está sucediendo. Tampoco  debes sentir que estás perdiendo el control y el cuidado del pequeño.

Se trata de usar la inteligencia y de tratar de jugar las mismas cartas que él juega, en realidad trata de proteger su espacio y mantener la naciente intimidad de los amigos fuera de tu vista. Y esto podemos comprenderlo y nos sucede a todos por igual,  piensa en esto, como te has sentido cuando intentas ver una película para adolescentes y adultos, y de repente te interrumpe tu hijo, es exactamente lo mismo, es una invasión a la intimidad,  así que intenta comprender un poco cómo se siente.

Ten en cuenta que realmente besar es una expresión de afecto importante, cuantas veces hemos obligado a que los niños a que besen a su abuela, o a un desconocido para él, sin importar si quieren hacerlo o no. Dicho sea de paso, debemos tomar en cuenta que los niños tienen derecho a decidir quién quiere que los bese o les haga algún cariño.

Esto aplica en todos los lugares y con todas las personas, inclusive con nosotros, y más en esta etapa. Cuando ellos observan que sus opiniones son tomadas en cuenta, se pone de manifiesto un respeto que si bien no entienden completamente lo pueden sentir al saber que sus padres respaldan sus decisiones.

Así que no lo presiones si no quiere despedirse de beso contigo en el colegio, te proponemos abrir tu corazón y observar, hazle saber que puedes entenderlo y que también te quedarás cerca de él, que puede contar contigo y que te encantará compartir siempre las cosas que le pasen, siempre te necesitara cerca para escuchar tus consejos.

Y en cuanto a los besos, tal vez sea bueno que expreses tu necesidad de abrazarlo y besarlo, pero si el no quisiera, es una decisión que debes respetar, aun cuando son niños, nunca debemos obligarlos a hacer algo que definitivamente no quieren, aunque sea un simple beso. Cuéntanos si has tenido esta experiencia.

Fuentes consultadas:

https://edukame.com/mi-hijo-no-quiere-dar-besos-ni-ser-besado


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados