Mi bebé está amarillo. ¿Qué tiene y cómo curarlo?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Salud Física, Ictericia, Bilirrubina, Neonatal, Calostro

0

1

La expresión “se sube la bilirrubina” no es solamente de los merengues de Juan Luis Guerra. Si tu bebé tiene la piel, sus mucosas e incluso la parte blanca del ojo con un tono amarillento, lo que le sucede es que su hígado no está eliminando lo suficientemente rápido la bilirrubina, un compuesto que se acumula en la sangre y que no es excretado eficientemente. Este padecimiento, llamado ictericia, afecta al 60% de los recién nacidos. Generalmente desaparece en pocos días y en muy pocos casos necesita intervención del médico.

Existen diversos tipos de ictericia, que ocurren por diversas causas:

  • Fisiológica: la más común, causada por la inmadurez del hígado. Generalmente aparece en la primera semana de vida y desaparece en un lapso de dos semanas. No necesita mayor tratamiento.
  • Prematura: Al nacer un niño antes de término, generalmente sus órganos tardan más en madurar.
  • De lactancia materna: Sucede porque a través de la leche materna los bebés consumen sustancias que aumentan el nivel de bilirrubina en la sangre y no pueden eliminarlo correctamente. Afecta a muy pocos neonatos (Entre el 1 y 2%).
  • Incompatibilidad del grupo sanguíneo o RH: Generalmente se da en niños que tienen un grupo sanguíneo diferente al de su madre. En este caso, la madre produce anticuerpos que atacan los glóbulos rojos del niño. Este tipo de ictericia aparece en el primer día de vida y se resuelve fácilmente con una inyección de inmunoglobulina RH, que se aplica a la madre en los primeros días tras el parto.

¿Cómo detectarlo?

El principal y más notorio síntoma, es la piel con tono amarillento. Este color también se presenta en sus mucosas y en la parte blanca del ojo.

¿Por qué ocurre?

Depende del tipo de ictericia, pero generalmente sucede porque el hígado aún está inmaduro y no logra eliminar correctamente la bilirrubina a través de las heces y la orina. También puede ser que sus intestinos reabsorban este compuesto antes de eliminarlo. Es importante recordar que la producción de bilirrubina es más alta en recién nacidos, pues sus glóbulos rojos se renuevan con más frecuencia.

¿Qué hacer?

Al notar el color amarillento, es importante que consultes con el pediatra para revisar que la ictericia es de tipo fisiológico y que está dentro de los niveles normales. Si es así, seguro le recomendarán al bebé tomar baños de sol de 10 a 15 minutos diarios. Con esto, el organismo comenzará a regular el exceso de bilirrubina en la sangre sin ningún otro tratamiento. También se recomienda, en casos de bebés con lactancia exclusiva, que tengan de 8 a 12 tomas diarias. El calostro ayuda a reducir la posibilidad de ictericia. En casos más severos, suele recomendarse un tratamiento en una cama de fototerapia, para lo que se necesitará estar en el hospital un par de días.

Aunque el tratamiento es sencillo, es muy importante consultar con el pediatra, pues los niveles de bilirrubina, cuando son exageradamente altos, pueden ocasionar daños neuronales.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados