Niñ@ de 10 o niñ@ feliz... Las calificaciones, realmente miden lo que aprenden nuestros hijos.

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Vida
Tags: Educación, Aprendizaje, Comprensión, Bienestar, Estrés

0

0

¿Estas buenas notas realmente reflejan que el conocimiento que se haya adquirido es significativo en el desarrollo de su vida académica y práctico para la vida?  

Es común observar en algunos niños cierta renuencia a ir a la escuela, sin duda su vida está expuesta a alcanzar constantemente nuevos retos. El aprendizaje siempre es progresivo; han aprendido las vocales, luego el abecedario, aprenderán los sonidos, a formar sílabas y tendrán que aprender a leer. Luego tendrán que leer para aprender otras cosas.

Esto sin duda es un esfuerzo constante que tiene mucho valor, el aprendizaje debe llevarse a cabo con alegría, no sólo por alcanzar buenos resultados. Hay padres que cometen el error de presionar a sus hijos a dar su mayor esfuerzo y a que sus calificaciones sean sólo de 10.

Mariana recuerda en la primaria a Lourdes, una chica brillante que llegó a ser abanderada de la escolta. Ella sufría mucho cuando llegaba la hora de la firma de boletas, aun siendo brillante siempre tenía miedo de bajar su calificación a 8, pues era imperdonable para su madre, de hacerlo, recibiría castigo.

En Corazón de Mamás no podemos imaginar el estrés de la pequeña Lourdes, el hecho de sacar un 8 representaba un enorme problema en su vida, sin duda esto le generaba mucha carga emocional.

¿Qué es lo sano? Primero reconocer que todos los seres humanos poseemos habilidades diferentes. Eso es fundamental, porque de ahí podrás comprender que tal vez tu hijo posea una inteligencia matemática y por eso sea brillante en ésta área, pero en español no tanto. Sin embargo no significa que no esté aprendiendo, significa que tiene capacidades específicas, y no es para infartarse que no reporte calificaciones de 10 en ellas.

En realidad las calificaciones son un método utilizado para evaluar y categorizar el rendimiento escolar de los alumnos, su memoria a corto y/o medio plazo. Pero para ser objetivos tendríamos que ver, si la forma en cómo les enseñan es la adecuada, evaluar el método utilizado en la escuela, la  competencia del profesor, el material o el ambiente escolar, hasta si hay o no empatía entre el maestro y tu hijo. Eso para saber y reconocer que también hay condiciones adecuadas para que nuestro hijo aprenda.

Por lo que tal vez podemos entender que un niño de 10 no necesariamente es feliz. Si tu hijo obtiene un 8 un 7 o hasta un 6 sin duda debes apoyar su esfuerzo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que la educación escolar debe facilitar habilidades para la vida como son:

  • Autoconocimiento
  • Comunicación asertiva
  • Empatía
  • Manejo de emociones y conflictos
  • Manejo de tensiones y estrés
  • Relaciones interpersonales
  • Toma de decisiones.
  • Solución de problemas y conflictos.
  • Pensamiento creativo.
  • Pensamiento crítico

Éstas son destrezas fundamentales para relacionarse mejor consigo mismos, con las personas y el entorno, es un estilo de educación que se centra en los aspectos más personales, humanos y subjetivos del individuo. Y sin duda son cualidades que no se pueden cuantificar o medir, pero que desarrollan las habilidades y permiten mejorar el aprendizaje, no importa que no siempre obtengan un 10. Hacer seres humanos felices puede hacerlos a la larga más productivos ¿No lo crees?

Con información:

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2011-09-16/las-notas-sirven-para-algo_522449/

https://ined21.com/asi-las-calificaciones-escolares-funcionan/


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados