No quiere dejar el biberón. Ahora, ¿Cómo le hago?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Vida
Tags: Biberón, alimentación, caries, mamila, tetero

1

1

El biberón es el objeto del afecto de muchos niños. Además de proveerles alimento, les ofrece comodidad y seguridad. Los también llamados pachas, mamilas o teteros, deben ser cambiados por vasos o tazas alrededor del año de vida. La realidad, por otro lado, es más difícil en la mayoría de los casos, pues los niños están muy apegados a ellos. Está comprobado que entre mas tarde se comience esta transición, más complicado será tener éxito.

¿Por qué hacerlo?

El principal motivo es que le darás independencia y herramientas a tu hijo para sus facetas posteriores, pero además hay causas médicas que te llevarán a querer comenzar con el proceso alrededor de los 12 meses.

Está comprobado que el uso prolongado del biberón incrementa el riesgo de tener caries tempranas, también llamadas caries del biberón. Sobre todo en niños que acostumbran a usar el biberón en la noche o que lo usan gran parte del día como parte de su rutina.

Los niños que continúan con el hábito tras los 18 meses tienen más riesgo de tener una alimentación deficiente. El asunto es que toman más leche de la que necesitan y por ende tienen menos hambre para consumir alimentos sólidos. Esto puede traer consecuencias posteriores.

Los niños que tienen un uso prolongado del biberón también suelen tener retrasos en el desarrollo de su lenguaje. Al final, tienen un objeto introducido en su boca buena parte del día.

¿Cómo hacerlo?

Corazón de Mamás te da algunos tips para que puedas iniciar esta transición exitosamente.

  • Comienza pronto: Aunque no tomen nada, puedes comenzar a darles vasos con agua desde los siete meses. Probablemente solo jueguen con ella, pero van a ir conociendo el objeto y familiarizándose con él. Recuerda que entre más tarde comiences, más difícil será tener éxito.
  • Sustituye poco a poco: Conforme veas que el niño toma exitosamente del vaso o taza, ve cambiando las tomas. Comienza con las del día. En vez de darle la leche de media tarde en el biberón, hazlo en el vaso. Paulatinamente ve cambiando todas las tomas hasta que te olvides de los biberones.
  • Paciencia: Seguro se manchará y peleará por el biberón. Olvida las manchas y ayúdalo inventando juegos o explicándole que son vasos de niño grande.
  • Establece rutinas a la hora de dormir: Para evitar que el niño siga tomando biberón durante la noche (una de las principales causas de las caries tempranas), puedes establecer nuevas rutinas: lean cuentos, cuenten historias, escuchen música, etcétera. La idea es que no extrañe el biberón y logre dormirse sin él.
  • Permítele que elija su vaso o taza: Así le tomará cariño desde el comienzo. Puedes buscar opciones con su personaje favorito, con su color favorito, etcétera.

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados