Nos cachó teniendo sexo y ahora cómo le explico.

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Vida
Tags: Prevención, Sexo sin sobresaltos, Respeto, Intimidad, Espacios para cada cosa.

0

1

Este es un tema que tal vez nos puede dar un poco o mucha vergüenza, si  todavía no te ha pasado es bueno que leas un poco más para prevenir una escena que con seguridad no puede ser entendida por nuestros hijos y  nos puede poner en un aprieto a la hora de dar explicaciones.

Cuando el deseo llama a la puerta seguramente postergaremos el momento hasta que los niños se van a dormir. Pero hay momentos que  tal vez el deseo y la oportunidad se da por el día y queramos aprovechar nuestra energía, porque lo sabemos, ser madres nos puede dejar exhaustas y a veces se corre el riesgo de quedarnos dormidas. En esos casos aunque podemos ser precavidas, no estamos exentas de ser sorprendidas.

La verdad es que cuando las situaciones se dan,  no se planean. Y estando en casa es muy común dar rienda suelta a la pasión puesto que estamos en territorios conocidos. Y puede pasar que nos olvidemos por completo de nuestros hijos y en la concentración de disfrutar ese momento con la pareja, la intensidad del encuentro y el lugar donde se desarrolla puede hacer que cometamos indiscreciones.

Por otra parte debemos tomar en cuenta que para un niño no es sencillo ver a sus padres teniendo relaciones sexuales. Un hecho así, podría interpretarse como que tal vez se están haciendo daño por los posibles ruidos y gritos que puedan oír, y ver movimientos algo bruscos que no identifican como habituales.

La mayoría de los psicólogos recomienda tener mucho cuidado a la hora de entrar en materia amatoria y tratar de mantener la puerta cerrada, de ser necesario con llave. Si necesitas saber que todo marcha bien, podrías utilizar el radio receptor que usabas cuando era bebé para estar un poco más tranquila.

Si te llega a sorprender, mantén la calma y habla sólo cuando estés tranquila. Primero toma en cuenta su edad, lo más importante es dar una explicación coherente. Los profesionales recomiendan que si es menor a ocho años, podemos preguntarle primero si le interesa saber qué era lo que estaba ocurriendo. Si dice que sí preguntarle ¿qué fue lo que vio, y ¿cómo se siente ante el hecho? De esa manera evitarás dar información de más y podrás enfocarte a aclarar sólo en base a lo que refiera. Es importante no hacerlo sentir mal o hacerlo culpable por la situación.

 

Si es mayor a los ocho años y cuenta con mayor información,  puedes decirle que esas actividades son privadas y  disfrutables entre adultos. Ahora que si están en una etapa adolescente lo más seguro es que experimenten un poco de ansiedad y a la vez pueden manejar mejor la idea que sus padres son seres sexuales.

 

Sea como fuere el caso, lo importante es mantener nuestra privacidad a la hora de ejercer nuestra sexualidad y fomentar un respeto tanto para los niños como para nosotros, es importante cuidar y desde siempre, aconsejar tocar la puerta antes de entrar. En un caso extremo que haya visto suficiente y se encontrara en estado de shock, es importante acudir con un psicólogo para solucionar la situación.

 


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados