Pañales desechables versus pañales ecológicos

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Productos
Tags: bebés, pañales, ecología, México

2

5

Cuando hay un bebé en casa, uno de los gastos más fuertes se refleja en los pañales. De un tiempo para acá, se han ido haciendo famosos los pañales ecológicos, que reviven los comienzos de los pañales de tela, pero con ventajas tecnológicas del siglo XXI. Estos compiten con los ya famosos pañales desechables que, aunque cómodos, también tienen sus desventajas.

A continuación te presentamos un ABC de cada tipo de pañal con lo bueno, lo malo y lo feo.

Pañales desechables:

¿Cómo funcionan? Se compran según la talla del bebé, se usan y se tiran a la basura.

Ventajas: son prácticos, fáciles de llevar y al terminar de usarlos se tiran. Los hay para niños y niñas y conforme van creciendo, cambia la talla. Los hay también para la piscina y para los pequeños que comienzan a ir al baño, también llamados entrenadores.

Desventajas: La principal desventaja es el precio. Dependiendo de la marca y la talla y dónde se compren, según la Procuraduría Federal del Consumidor, en México el precio de un pañal tamaño grande o Etapa 4 oscila entre los $2.23 y los $3.42 por pieza. Si se calcula que un bebé usa, durante su primer año, un promedio de 180 pañales mensuales, el gasto se encuentra entre los $400 y $615 pesos (21 y 32 dólares aproximadamente).

La segunda desventaja está relacionada con la contaminación que producen. Se estima que los pañales desechables se tardan muchos años en descomponerse, lo cual tiene un impacto muy negativo en la ecología.

Pañales ecológicos

¿Cómo funcionan? Son un pañal de tela con recubrimientos impermeables a los que, en algunos casos, se les pone un protector de papel de arroz, que se desecha como el papel higiénico. Otros, tienen unas piezas de tela de bambú absorbente que se introducen dentro. Hay que lavarlos después de cada uso, con jabón neutro libre de fosfatos.

Ventajas: Su principal ventaja es que son amigables con el medio ambiente, pues reducen significativamente el. Se estima que la degradación de un pañal desechable dura hasta 300 años.

Tienden, a largo plazo, a ser más baratos. Un pañal de tela cuesta alrededor de 300 pesos (16 dólares) y tiene múltiples usos. Algunos duran casi todo el tiempo que el niño usa pañal, pues son ajustables con un juego de broches desde los 3,500 kgs hasta los 16 kgs. Los hay de diversos colores y estampados. También hay modelos para recién nacidos que duran un poco menos.

Se dice que al tener materiales naturales, cuidan mejor de la piel de tu bebé y se corre menos el riesgo de sufrir dermatitis.

Desventajas: El gasto inicial es muy fuerte, ten en cuenta que debes tener por lo menos 6 pañales diarios. Los pañales no deben lavarse con el resto de la ropa, por lo que debes acumular los de varios días para no desperdiciar agua y jabón y hay que esperar que se sequen, ya que no es recomendable meterlos a la secadora. También debes tener en cuenta que debes tener dónde almacenar los pañales sucios para su lavado y, si se ensucian fuera de casa, para transportarlos hasta llegar.

Son incómodos para viajar, pues hay que establecer la logística de lavado y secado, aunque incluso existen modelos para la piscina.

Otra opción posible consiste en usar alternadamente los dos tipos de pañales, para así gozar de los beneficios de ambas opciones. Algunos tips para aplicar esta opción son: usar los pañales de tela en horarios en los que el bebé acostumbra a hacer solo pipí, o en días que los que el bebé estará exclusivamente en casa. En caso de necesitar desechables, para salir de viaje por ejemplo, existen los pañales que usan plásticos oxo-biodegradables, que se degradan en un periodo entre 3 y 6 años.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados