Potty training o cómo dejar los pañales sin dolor

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Educación
Tags: pañal, potty training, toddlers

1

1

Llegó la hora de dejar el pañal, después de haber cambiado seis pañales diarios desde que llegó tu hijo, estás deseando locamente que empiece a ir al baño. Sin embargo, este es un proceso que demanda mucha paciencia y trabajo de papá y mamá. Aquí te contamos en algunos pasos cómo llevarlo a cabo. Recuerda, no todos los niños son iguales, unos aprenden en pocos días y otros tardan varios meses. Se dice que los segundos hijos aprenden más rápido, así como que el proceso es más fácil con las niñas, que con los niños.

¿Cuándo empezar?

No hay una fecha exacta para comenzar. La Academia Americana de Pediatría afirma que cada niño tiene su momento de estar listo, esto sucede entre los 18 meses y los tres años. Los niños empiezan a identificar sus ganas de ir al baño a partir del año, de hecho algunos avisan o tienen conductas particulares cuando hacen pipí o popó. Algunas señales que muestran los niños que ya están listos para ir al baño son: obedecen instrucciones sencillas, caminan y se sientan solos, imitan a sus padres o hermanos mayores, sobre todo a la hora de ir al baño, pueden subirse y bajarse solos el pantalón/calzón. Es importante no acelerar el proceso, si la familia está pasando por un momento de cambio: un nuevo hermano, el cambio de casa o de escuela, probablemente sea necesario esperar otro poco para comenzar.

¿Qué necesito?

Antes de comprar cualquier cosa, necesitas armarte de paciencia y mucho amor. Si creen como padres estar listos para el siguiente paso, inviertan en una buena bacinica u orinal, también puede ser en un adaptador para el inodoro. Es importante elegir el artículo que mejor le venga a tu familia y a tu casa. A algunos niños les cuesta mucho subir al inodoro, otros tienen miedo del ruido que hace al correr el agua, etcétera. Es buena idea que el niño te acompañe a comprarlo y que le hagan una “bienvenida” a casa. Permite que lo decore con stickers o que juegue con él. Si compras un adaptador, verifica la altura del inodoro y si no necesitan un banquito para subir y bajar.

¿Cómo hacerlo?

Déjalo que se siente y juegue con la bacinica. Si puedes dejarlo sin ropa y sin pañal para que empiece a identificar lo que siente, es una buena idea. Poco a poco irá acostumbrándose y haciendo de la ida al baño parte de su rutina diaria. Es importante que la nica esté en un lugar accesible y conveniente. Si el niño presenta alguna reticencia ante este cambio, no lo fuerces. Inténtalo de nuevo en unos días.

Técnica de la imitación

Explíquenle cómo lo hacen papá y mamá, si tiene hermanitos, también. El niño paulatinamente los imitará. Si hace algo en la nica, apláudanle. Si no, no hay que insistir demasiado. Cuando le estés mostrando, es importante que le muestres que tú también hiciste algo, cómo te limpias, vistes y lavas las manos al terminar. Poco a poco irá entendiendo el proceso. Si es una niña, es importante que le expliques que debe limpiarse de adelante hacia atrás, para evitar infecciones urinarias.

Existen también diversos libros, videos y aplicaciones sobre ir al baño, puedes conseguir este tipo de ayudar que le ayudarán a entender el proceso.

Más animo y compañía, menos regaños

Motívalo a usar el baño siempre que tenga ganas. Ofrécele tu ayuda y compañía, si así lo necesita. Es importante que usen ropa que puedan subir y bajar fácilmente, durante este proceso. Los overoles, tirantes y jeans con broches y botones no son muy buena idea. Asegúrate que tu hijo se sienta en confianza de pedir ayuda.

Déjalo andar sin pañales en casa y mantén la nica a mano. Entre más tiempo pase sin pañal, más rápido aprenderá. Es muy importante que si hay escapes, charcos y fallas, no debe haber regaños. Explícale amorosamente, aunque la tarea de limpiar es fea y engorrosa, es necesario que el niño no asocie el ir al baño con nada negativo.

Ropa especial

En un comienzo, puede ser buena idea comprar los pañales entrenadores o Pull-Ups. Sin embargo, estos les dan la seguridad de tener un pañal y pueden retardar el proceso. Puedes probar comprar ropa interior “de grandes” con sus personajes favoritos o de su elección, así pensarán dos veces antes de mojarlos.

Comienza de una vez el entrenamiento nocturno

Aunque este puede tomar más tiempo que el entrenamiento de día, es importante que lo comiences de una vez. Ayúdale no permitiendo que beba mucho líquido en las noches antes de acostarse y yendo al baño antes de ir a dormir. Recuérdale que puede despertarte todo lo que necesite si es que tiene ganas de ir al baño en medio de la madrugada. Otra cosa que puedes hacer es forrar su colchón con plástico cristal para evitar que se dañe o poner el orinal lo más cerca de su cama. Es importante que, en cuanto estén listos, el niño se duerma sin pañal. En cuanto pase la noche seco, lo primero que debe hacer al despertar es ir al baño.

Premios.

Muchas madres te dirán que parte del éxito en esta tarea se debió a los premios. No debes gastar una fortuna, algunas ideas son: unos cuantos chocolates (tipo Lunetas o M&M’s) cada vez que vaya al baño; permítele pegar stickers en la nica; haz un cuadro donde el niño pueda pegar un sticker cada vez que va a al baño con éxito, etcétera.

Puede que el proceso te parezca lento, pero mira a tu alrededor, no hay nadie que no haya aprendido a ir al baño, eventualmente. Entre más paciencia, observación y amor pongas en la tarea, más fácil será.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados