Precauciones en el hogar para bebés y toddlers

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Seguridad
Tags: salud física, seguridad, accidentes, bebés, toddlers

0

0

Aunque nadie está exento de sufrir un accidente, los niños, especialmente los más pequeños son los que los sufren con más frecuencia. Hasta la cosa más inofensiva se vuelve peligrosa, ya que su afán por descubrir los lleva a no medir el peligro. Por eso es necesario tener un plan de seguridad, para evitar accidentes en el hogar. Estadísticas muestran que la mayor parte de los accidentes los sufren niños y niñas menores de cuatro años.

Corazón de Mamás hizo una lista de posibles accidentes y de algunas sugerencias para prevenirlos. Sin embargo, es importante reconocer que la atención constante es clave.

Para evitar caídas: Se debe mantener el suelo libre de obstáculos, evitar las superficies que puedan ser resbalosas. En lugares como el baño, se recomienda utilizar alfombras antideslizantes. En las escaleras, que tengan baranda y pasamanos en todos sus tramos. Las ventanas que estén a menos de un metro de altura deben estar protegidas con rejas y barrotes. Bloquear las puertas, balcones y ventanas que puedan ser peligrosos, sobre todo si las manijas son de palanca que son muy fáciles de abrir para los niños. Fijar muebles y estanterías a la pared y no permitir que los niños suban sobre muebles y permanezcan de pie en ellos. También es bueno revisar los muebles con esquinas con filo, los niños suelen ponerse de pie y no darse cuenta del peligro, venden algunos protectores para este fin.

Para evitar intoxicaciones: Los medicamentos, productos de limpieza, de jardinería e insecticidas deben estar totalmente fuera del alcance de los niños. No se deben almacenar diferentes tipos de productos: de limpieza y comida, por ejemplo. Si se aplican insecticidas, debe pasar un tiempo prudente antes de volver a permanecer en la habitación. Tener precaución con los dispositivos que usan gas, para evitar fugas e intoxicaciones.

Para evitar quemaduras: Alejar lo más posible a los niños de las cocinas y las zonas de plancha. Al cocinar, usar las tapas correctas de las ollas y calderos para evitar salpicaduras. Los mangos de los sartenes no deben sobresalir de los muebles de la cocina. Ubicar objetos que tengan altas temperaturas o llamas vivas (como pebeteros, infusores, calentadores, planchas de pelo, etcétera) lejos del alcance de los niños. No permitir que los niños jueguen con cerillos, encendedores o juegos pirotécnicos.

Para evitar incendios: No dejar nada cocinando o aparatos eléctricos funcionando, especialmente si no se va a estar en casa. Limpiar periódicamente los filtros de aparatos tales como: campanas extractoras de la cocina, secadoras, aspiradoras, etcétera. En casas con chimenea y calefacción, debe tenerse especial cuidado del mantenimiento de las mismas. En el caso de las chimeneas o de los asadores, se debe revisar no tener objetos que puedan quemarse, cerca de las llamas.

Para evitar descargas eléctricas: No conectar aparatos que se hayan mojado o tener electrodomésticos cerca de la bañera o ducha. Usar protectores en los enchufes especiales para niños. Darle mantenimiento periódico a la instalación eléctrica de la casa. Evitar las reparaciones caseras y remiendos.

Para evitar heridas: Tratar de mantener fuera del alcance de los niños objetos cortopunzantes: cuchillos, tijeras, trituradoras, rasuradoras, agujas, etcétera. Al introducirlos en las gavetas, estos objetos deben estar hasta el fondo, así si el niño sabe dónde están, no debe alcanzarlos. Eliminar platos y vasos que puedan tener algún filo. Si se tienen plantas con espinas, deben estar fuera del alcance de los niños.

Además de estas recomendaciones, es importante tener en cuenta que los niños son fanáticos de meterse objetos a la boca, nariz y oídos. Esto puede causar diversos problemas desde ahogamientos hasta heridas en áreas internas. Para evitar accidentes, es necesario mantener la vigilancia y quitar del alcance objetos de tamaño pequeño o problemático.

Ten siempre a mano los teléfonos de emergencia: hospital local, doctor de cabecera, policía, bomberos, etcétera. Esperamos no tengas que usarlos.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados