Problemas que ocasionan los cargadores no ergonómicos

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Productos
Tags: porteo, portabebés, fulares, ergonómicos, displasia

0

1

Actualmente, es común encontrar muchos tipos de cargadores de bebé. Hay tantas opciones, que es muy difícil saber cuáles son los más apropiados, sobre todo si se quiere practicar el porteo: diferentes marcas, los fulares, los mei tai, rebozos, entre otros. Son tremendamente útiles pues nos ayudan a tener las manos libres y a no depender de las carriolas o coches. No hay que dejarse llevar nada más por la estética. Es muy importante revisar si el cargador que quieres elegir es ergonómico, es decir que la postura en la que quedará el bebé mientras lo carga no le hará daño a su cuerpo.

La postura correcta en los cargadores también se conoce como la “rana” o de “M”. Es decir que el bebé debe quedar con las piernas abiertas abrazando a quien lo carga (90º de separación). Las rodillas deben estar flexionadas a una altura ligeramente superior a sus pompas. Esa posición permite que la cabeza del fémur quede perfectamente encajada dentro de la articulación de la cadera, evitando roces indeseados, y es la posición fisiológicamente correcta. Además, ayuda a que la espalda quede ligeramente redondeada hacia adentro, o en postura de “C”, la cual es más natural. Para los niños que aún no controlan el movimiento de su cabeza, los cargadores deben ofrecer un sistema de  sujeción de la cabeza. La posición ideal, es con el pecho y panza pegados a los del cargador, no mirando hacia fuera.

Es importante también revisar que el cargador sea capaz de distribuir el peso del bebé correctamente, repartiéndolo entre los hombros y las caderas, con tiras anchas o acolchadas, esto ayuda también a que quien lleva el bebé no pierda el equilibrio. También se debe poder ajustar al tamaño de las diferentes personas que podrían cargar al bebé. La parte ergonómica es para todos.

Muchos cargadores no cumplen con estos puntos y es fácil reconocerlos. Solo con revisar cómo quedan las piernas del bebé podremos saber si es ergonómico o no: si las piernas quedan colgadas con relación a su cuerpo y no dobladas, entonces no lo es.

Problemas de los no ergonómicos

  • Los cargadores no ergonómicos, también llamados colgonas, hacen que el peso se apoye en la zona genital, en vez de las pompas. Esto puede causarles irritación e incluso dolor.
  • Además, la posición de la cadera no es la correcta. Al ir las piernas estiradas, se provoca un roce continuo entre la cabeza del fémur y los bordes de la cavidad donde esta va encajada, provocando un desgaste y aumentando la posibilidad de la aparición de la displasia o luxación de cadera, es decir que la cabeza del fémur no encaja correctamente. Esto también provoca que el desarrollo de la cadera no sea el adecuado.
  • Además, es importante revisar la posición de la espalda del bebé. Al estar el niño colgado, mirando hacia delante, la espalda se ve forzada a estar recta, en vez de la posición de “C”, lo cual no es recomendable para el bebé.
  • En cuanto al porteo, el niño queda más separado de quien los lleva, en los cargadores no ergonómicos. Esto ocasiona que le sea más difícil autoregular su temperatura corporal.

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados