Protector solar, cosa de todos los días

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Productos
Tags: Salud, Sol, Vacaciones, Paseo, Familia

0

0

Mucho se habla de la importancia, para niños y grandes, del protector solar. Pero hay que recordar que no es un producto exclusivo de las vacaciones. Aquí te enseñaremos cómo usarlo correctamente para prevenir los daños del sol.

Las actividades al aire libre son las favoritas de la familia, especialmente en época de vacaciones. Sin embargo, no solemos tener el cuidado necesario para protegernos adecuadamente de la radiación solar. El daño por el sol es acumulativo durante el tiempo de vida, y se estima que el 80% del mismo se ocasiona en los primeros años.

Corazón de Mamás te explica algunos de los factores a tener en cuenta para proteger la piel de tu familia, el órgano más grande del cuerpo humano.

¿Cuándo? Siempre, todos los días, sin importar si habrá sol o si el día amaneció nublado. Se recomienda aplicar el bloqueador de 15 a 30 minutos antes de salir al aire libre y repetir la aplicación cada dos horas. Si la actividad es en el agua, y sin importar si el producto dice que es waterproof o resistente al agua, la aplicación debe repetirse en la frecuencia establecida.

¿Cuánto? Según la American Academy of Dermatology, la mayoría de las personas utiliza la mitad o menos del producto necesario. La medida recomendada es de una onza (una copa de shot) para adultos y media, para niños.

¿Dónde? Además de los lugares obvios —cara, brazos, piernas, hombros, espalda— hay que tener en cuenta otros lugares, también expuestos, que no son tan obvios: la nuca, las orejas, el cuello, la parte trasera de las piernas, la parte superior de los pies, las manos y la calva, si es el caso. El sol también afecta los labios, por lo que te recomendamos tener a mano un bálsamo labial con protección solar.

¿Cuáles? Existen diversos productos en el mercado y en diversas presentaciones: en crema, gel, leche, etcétera. Te recomendamos elegir productos especiales para niños y para adultos, así como distinguir entre los especiales para rostro y para cuerpo. Busca, especialmente para los niños, los que son resistentes al agua. También es bueno revisar que sean de amplio espectro, es decir que cuenten con protección para los dos tipos de rayos ultravioleta: UVA y UVB. El factor de protección, o SPF, debe ser como mínimo 30.

Es importante tener en cuenta otras recomendaciones, además de las relacionadas con el protector.

  • Es importante mantener las precauciones con más detalle, cuando la actividad al aire libre se realizará donde hay superficies reflejantes: arena, agua o nieve.
  • Hay que procurar alternar la actividad con exposición total al sol, con actividades en la sombra: bajo techo, bajo algún parasol o sombrilla o cobijados por la sombra de un árbol.
  • Las nubes también permiten el paso de los rayos dañinos del sol, no hay excusa por el mal clima.
  • Si la ropa es muy clara o no cuenta con factor de protección, se recomienda aplicar el bloqueador debajo de la misma.
  • No olvides la foto protección mecánica o de barrera, es decir las prendas que ayudarán creando una barrera entre el sol y tu piel: gorras, sombreros, ropa con protección UV, lentes de sol.
  • Es muy importante mantener la hidratación constante, esto también ayuda a evitar daños del sol por deshidratación.

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados