Remedios caseros; Parte I: Dentición y tos.

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Salud, Infusiones, Paleativos, Botánica, Remedios Naturales

1

0

Parte I

Los remedios caseros se han transmitido de generación a generación dentro de nuestras familias y son una alternativa cuando necesitamos aliviar de una manera natural algún padecimiento de fácil manejo. No importa el lugar donde estés, siempre encontrarás algún remedio que te ayude a mitigar cierto tipo de malestares de manera sencilla, no invasiva y natural.

En ocasiones suele suceder que los pequeños toman temporadas donde pescan una tras otra infección y tenerlos todo el tiempo medicados no es tan saludable para sus riñones o el hígado.

Hoy en Corazón de Mamás queremos compartirte algunos remedios que son socorridos en algunos hogares. Así que vamos a comenzar no sin antes decirte que aunque son naturales, tú tienes la última palabra para decidir usarlos o no.

Dentición

Uno que podemos utilizar con nuestro bebé cuando pasan por el periodo de dentición es ofrecerles una cebollita de cambray, en esta época generalmente necesitan morder algo para aliviar la molestia, es muy socorrida para este fin, al no tener dientes e intentar morderla hace que la cebolla libere sustancias que ayudan a aliviar el dolor y estimula la cicatrización.

La cebolla contiene aceites esenciales, Vitamina B que beneficia el funcionamiento del sistema inmunitario y Vitamina E y C con acción antioxidante, además tiene una acción bactericida y fungicida.

Tos

Y ya que estamos hablando de la cebolla, un remedio muy eficaz en la que puedes utilizarla es en la elaboración de un jarabe casero para la tos, con los siguientes ingredientes: 1 taza de miel, jugo de  4 limones y una cebolla picada. Mezcla estos ingredientes y déjalos reposar toda la noche, a la mañana siguiente cuela la mezcla y dales este jarabe a tus hijos cada vez que presenten un cuadro de tos, hasta que esta desaparezca.

Otro remedio infalible es el té de buganvilias, con un trozo de jengibre y miel. Para este remedio solo tienes que salir al jardín o buscar por tu calle un arbusto donde puedas ver la buganvilia en flor, para hacer una pequeña dosis, toma un poco más de medio litro de agua, pica un trozo de jengibre como de 8 centímetros y hiérvelo por 10 minutos, agrega 5 flores hasta que el agua cambie un poco de color, apaga y deja reposar, sirve antes que se enfríe con un poco de miel.

La buganvilia tiene un uso medicinal para tratar algunas afecciones respiratorias como tos, asma, bronquitis, gripa y tosferina.

Por otra parte el aromático jengibre tiene propiedades desinflamatorias, mucolíticas por lo que favorece la expectoración de las flemas y es muy efectivo para combatir el resfriado. Contiene Vitaminas B y C, además es rico en minerales como el fósforo, calcio, cromo y aluminio.

 


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados