Técnica para superar la pereza en tus hijos... Kaizen.

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud mental
Tags: Constancia, Regla de un minuto, Vencer la pereza, Ser eficiente, Disciplina, Kaizen, Sabiduría del cambio, Calidad.

0

0

Alguna vez nos ha pasado que observar a nuestros hijos un poco más perezosos de lo habitual. Cuando esto sucede se vuelven un poco más lentos para realizar sus tareas, una herramienta que puede ayudarnos para contrarrestar estos efectos es la técnica japonesa conocida como Kaizen.

Kaizen proviene de los caracteres logográficos japoneses (Kanji), que significan; Sabiduría (Zen) del Cambio (Kai).

Y en esencia este método tiene “la regla de un minuto”,  que propone que se ejecute una determinada tarea cada día a la misma hora durante un minuto. Al realizarse por un periodo tan corto de tiempo, cualquiera podría hacerlo sin postergación y  podremos sacudirnos la pereza fácilmente.

Así que esas tareas que  tu hijo no quería hacer durante la tarde  para las cuales encontraba alguna excusa podrán ser fácilmente hechas durante 60 cortos segundos.

Y de hecho es una buena idea para aplicarla también en nosotras, tal vez tengamos ganas de hacer ejercicio, iniciar un nuevo proyecto y la verdad es que también hay ocasiones que es más la desidia que las ganas de hacer las cosas.

Para que sea efectivo este método y se puedan alcanzar buenos resultados se necesita constancia. Si miramos el éxito de las economías japonesas y el perfeccionamiento de sus técnicas, han podido ser alcanzados únicamente con la disciplina diaria, en el esfuerzo gradual, es que se tiene un progreso constante.

Aplícalo en las tareas más sencillas, por ejemplo al llegar de la escuela puedes decirle que vaya inmediatamente a cambiarse el uniforme y se asee para comer.

De igual manera, puedes medir el tiempo para que ordene  una parte de su cuarto. Una vez que lo tengas dominado, cuando tenga que desarrollar un proyecto escolar o de otro tipo (por ejemplo, una investigación o exposición escolar) que requiera más tiempo, ayúdalo a que se concentre en las diferentes etapas de desarrollo, una a una, no en el todo, eso hará que se enfoque y trabaje con mayor dedicación.

El fraccionar el trabajo, hace las cosas un poco más amenas y fáciles de terminar. Como verás es sencillo, no se trata de hacer las cosas en el menor tiempo posible, se trata de hacer las cosas de la mejor forma posible, es decir que al realizarlas tengamos la atención y dedicación necesarias para concluirlas con calidad y de la mejor manera posible.

De esta manera estaremos ayudándolos a quitarse la pereza y a la vez estaremos mejorando nuestras habilidades y calidad de vida, al ser más eficientes y productivos.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados