Tips para el uso del extractor de leche

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Productos
Tags: Lactancia, extractor, lactarios, leche materna

1

0

¿Quieres comenzar con la extracción de leche materna? ¿Has oído todo tipo de historias sobre los extractores? La extracción de leche materna, como la lactancia misma, es un mundo distinto para cada mujer: para algunas es muy fácil, mientras que para otras es algo cercano al martirio. Si necesitas empezar la extracción porque estás cerca de la fecha de regresar a trabajar o porque quieres tener más independencia a la hora de alimentar a tu bebé, puedes tomar en cuenta estos consejos:

  • Consulta con tu médico o consultora de lactancia sobre el extractor que va mejor para tu propia situación. No es lo mismo almacenar leche siendo una mamá en casa, que una en el trabajo. Los tiempos y las rutinas varían.
  • El consejo más importante es no desesperar. Es normal sentir ansiedad y frustración si llevas ya un buen rato intentándolo y no logras la meta, pero la mejor forma para que salga leche es estando relajada y tomándote tu tiempo, las prisas no son buenas. La extracción de leche es un proceso que lleva práctica, así que te recomendamos comenzar a extraer leche unos 15 días antes del día necesario o de regresar al trabajo.
  • Busca un lugar tranquilo y cómodo para hacerlo. En casa, dispón un lugar. En muchos lugares de trabajo se cuenta con lactarios o lugares destinados para que las madres lactantes puedan extraer y almacenar adecuadamente la leche materna. Mantén cerca todo lo necesario: el teléfono, una botella de agua, los contenedores para leche, etcétera.
  • Visualízate en un lugar tranquilo y acogedor.
  • Ten a mano algo que te recuerde al bebé, ya que así será más fácil que la leche salga, pues esta es una acción relacionada con las hormonas y con lo emocional. Hay que estimular la oxitocina, también conocida como la hormona del amor. Las fotos, algo que huela al bebé o el propio bebé cerca serán de mucha utilidad.
  • Busca pensar en otra cosa, mientras más preocupada estés por la salida de la leche, más difícil será. Puede ser una buena idea ver algún programa en la televisión, leer algo o hablar por teléfono con alguna amiga.
  • Los masajes previos o unas compresas tibias suelen ayudar. También practicar algunos ejercicios de respiración profunda, como los que aprendiste durante tu curso psicoprofiláctico o prenatal.
  • Toma bastante agua y come algo antes de la extracción.
  • Suele ser buena idea hacerlo en un horario específico, así el cuerpo se va acostumbrando a preparar esa leche extra.

Si nada de esto resulta y antes de tirar la toalla, es importante que revises los siguientes puntos:

  • La configuración de tu extractor, puede ser que la presión sea muy baja o la velocidad muy alta.
  • Que el extractor o las copas del mismo no sean las adecuadas para ti. Consulta con tu doctor o consultora de lactancia.
  • El horario no sea el adecuado, sobre todo si tu bebé acaba de comer y ha vaciado el pecho, date un tiempo y vuelve a intentarlo.

Si quieres obtener otros tips, o compartir los tuyos, visita Corazón de Mamás


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados