Tips para una lactancia exitosa

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: lactancia, alimentación, bebés

1

0

La leche materna es la mejor forma de alimentar a tu bebé, pero implica un esfuerzo extra para mamá.  Además de ser una fuente maravillosa de alimento, la lactancia tiene muchas otras ventajas: es gratis, no hay que calentar la leche  o prepararla, ayuda a prevenir enfermedades y reduce el riesgo de alergias entre otros. Organizaciones para la salud y la niñez en todo el mundo, tales como la Organización Mundial de la Salud - OMS o Unicef, recomiendan seis meses de lactancia exclusiva y hasta año y medio más, de lactancia complementaria. Sin embargo, no es un proceso sencillo, puede llegar a ser frustrante y doloroso, si no se consiguen los resultados propuestos. A continuación te damos algunos tips para lograr una lactancia exitosa.

Sobre las tomas

  • Lactar a libre demanda. La lactancia no tiene horarios o restricciones. Lejos de lo que dicen algunas personas, los procesos de lactancia exitosos no requieren ni reloj, ni cronómetro. Se estima que un niño recién nacido debe tener 12 a 15 tomas cada 24 horas. No olvides que mientras más estimules tus pechos, más leche producirás.
  • No hay que desesperar, hay que tener mucha paciencia, sobre todo los primeros días. Es importante entender que un recién nacido tiene el estómago del tamaño de una cereza, con una capacidad entre 5 y 7 mililitros de leche. Eso hará que el bebé se llene rápido, digiera rápido y vuelva a pedir. No es que se quede con hambre.
  • Turna tus pechos para arrancar cada toma. Si el bebé primero lactó del lado izquierdo y luego del derecho, a la siguiente toma deberá empezar con el derecho y terminar con el izquierdo.
  • Intenta evitar los chupones y los biberones, al menos el primer mes. Esto hará que se establezca bien la lactancia. Si necesitas darle leche al bebé, utiliza una jeringa sin aguja, una cuchara o un vasito.
  • Estudia las diferentes posiciones para amamantar. Descubre con cuáles te sientes más cómoda y en cuáles el bebé tiene mejor agarre. Una buena posición es clave para que tus pezones no sufran.

Productos que ayudan

  • No subestimes la comodidad que proveen las almohadas de lactancia. Entre más cómodos estén tú y tu bebé, más cerca estarán del éxito. Un ambiente agradable también juega a su favor.
  • Entre cada toma, puedes aplicar lanolina o algunas gotas de tu propia leche materna para mantener los pezones humectados. No es necesario limpiar los pezones antes de cada toma. Esto ayuda a evitar las grietas y los dolores.
  • Si tienes los pezones agrietados, puedes utilizar una pezonera.
  • La comodidad es clave, no olvides la importancia de tu brasier de lactancia, que debe dar soporte pero no apretar demasiado los senos, generalmente es una o dos copas más grande que lo que solías utilizar antes del embarazo. También debes tener en cuenta los protectores o pads de lactancia, para aquellas fugas inesperadas.
  • La dieta de una madre lactante debe incluir ocho vasos de agua diarios y ser muy balanceada. Es importante recordar que la cantidad de leche no está ligada a la ingesta de ningún alimento, sin embargo la hidratación es básica.

La compañía es clave

  • La cohabitación con el bebé, desde sus primeras horas, ayuda a la producción de leche.
  • Oriéntate con personas capacitadas: existen las consultoras de lactancia materna, profesionales certificadas para ayudarte en este proceso. Ellas podrán resolver tus dudas y darte acompañamiento.
  • Rodéate de personas que crean en la lactancia, para este fin son muy buenos los grupos de apoyo, donde puedes compartir con otras madres que están pasando por el mismo proceso.
  • Muchos hospitales en América Latina, privados y públicos, cuentan con el certificado “Hospital amigo del niño y la niña”. Es decir que son instituciones que promueven la lactancia materna y, por lo tanto, cuentan con servicios de apoyo a las familias.

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados