Todo lo que debes saber sobre el Síndrome de Muerte Súbita del Bebé o SIDS

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: SIDS, muerte, muerte de cuna, muerte súbita, bebés, cunas, lactancia

1

0

El síndrome de muerte súbita del bebé (SIDS por sus siglas en inglés), también conocido como síndrome de muerte súbita del lactante, es un término que se aplica cuando un menor de un año muere de manera repentina y no se puede determinar la causa exacta de su muerte. También es conocido como “muerte de cuna” porque sucede con mayor frecuencia mientras los bebés duermen en la noche. En la mayoría de los casos se necesita una investigación médica y legal para determinarlo.

Este síndrome es la principal causa de muerte de niños menores de un año en los Estados Unidos. El 90% de los casos ocurren en bebés menores a seis meses.

Durante las últimas décadas se ha investigado mucho sobre este síndrome, pero no está muy claro qué lo ocasiona. Sin embargo, sí se tiene claro cuáles son los factores de riesgo y las medidas que pueden tomar los padres para evitarlo.

No hay una causa única de muerte por SIDS. Sin embargo se han identificado algunos factores de riesgo, que incluyen:

  • Nacer prematuro o con bajo peso.
  • Nacer de una madre menor de 20 años.
  • Tener muchos hermanos, que se lleven poco tiempo de vida.
  • Sobrecalentamiento.
  • Sufrir un episodio que aparentemente puso en riesgo su vida.
  • Raza, en Estados Unidos el índice de SIDS es más alto entre nativos norteamericanos y bebés afroamericanos.
  • Sexo, se ha determinado que los niños tienen entre 30 y 50% más de probabilidades de padecer SIDS con respecto a las niñas.

Aunque el SIDS es una ruleta rusa, hay algunas recomendaciones que nos hace la Academia Americana de Pediatría que cualquier familia puede seguir. De hecho, estas recomendaciones sirven para prevenir otro tipo de accidentes como estrangulaciones, asfixia, etcétera.

  • El bebé debe dormir boca arriba. Aunque la tradición decía que los bebés debían dormir de lado o boca abajo –muchas veces pensando que podía ahogarse con vómitos—está comprobado que dormir boca arriba disminuye el riesgo. Asegúrate que tu bebé siempre duerma en esta posición.
  • Espacio libre. Aunque las cunas con decoraciones, protectores, cojines y peluches se ven preciosas, a la hora de dormir se recomienda que el bebé no tenga cosas blandas cerca. Incluso se recomienda no usar los productos diseñados para que el bebé duerma en cierta posición. Se recomienda elegir un colchón firme y plano, con una sábana ajustable sobre el colchón. Muchos estudios vinculan las superficies muy blandas para dormir con un alto riesgo de SIDS.  La AAP no recomienda el uso de los llamados bumpers o protectores para cuna, además de aumentar el riesgo de asfixia, estos no permiten que el aire circule correctamente.
  • No cubras a tu bebé con cobijas y cobertores. Se recomienda vestirlo con varias capas y ropa calientita.  También existen unos saquitos llamados Sleepsack, sin mangas y cerrados en la parte de los pies, que son recomendados. Es importante que nada le tape la cara o la cabeza.
  • No sobre abrigar al bebé. Una forma de saber si lo estás haciendo es revisar la cantidad de capas de ropa que tú llevas puestas. El bebé necesita la misma cantidad. No se recomienda que el bebé duerma con gorro.
  • Es importante que el bebé no duerma periodos largos en lugares que no sean su corral o cuna, así se garantiza que la posición sea la adecuada. Cuando se carga al niño en un portabebé o rebozo, es importante que la cabeza y nariz estén libres, y no presionadas contra el cuerpo o la tela.
  • Se ha determinado que los bebés que duermen en su cuna, en la habitación de sus padres tienen 50% menos de probabilidad de sufrir SIDS. La AAP no recomienda compartir la cama con el bebé. Si quieres practicar el colecho, se recomienda utilizar una cuna especial para esto, ya que funcionan como una extensión de tu cama, pero el bebé tiene su propio espacio.
  • Olvídense del cigarro, el riesgo de SIDS aumenta con cada fumador en casa. No solo la madre. Se empieza a investigar acerca del daño del “humo de tercera mano”, es decir de los químicos que quedan en la ropa y en los muebles cuando alguien fuma.
  • Hay evidencia de que recibir las vacunas en las etapas recomendadas reduce el riesgo. También se dice lo mismo de la lactancia materna, la AAP afirma que los bebés amamantados exclusivamente entre cuatro y seis meses tienen 70% menos de probabilidad de sufrir SIDS.
  • Algunas investigaciones afirman que los chupones ayudan a reducir el riesgo. Incluso la AAP recomienda su uso durante el primer año de vida, sobre todo para las noches y las siestas, una vez la lactancia ya esté establecida
  • En muchos lugares, se recomienda envolver al bebé con la técnica del tamalito, es decir muy apretadito, con las manos inmóviles, con una mantita. Algunas investigaciones dicen que esta técnica puede prevenir el SIDS porque el bebé duerme con más profundidad boca arriba y se sienten más seguros. Si vas a usar esta técnica, debes usar una manta delgada y asegurarte que la temperatura de la habitación sea la correcta (20 a 24ºC).

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados