Todo lo que debes saber sobre las cunas de colecho

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Productos
Tags: Colecho, Cunas, SIDS

0

0

El colecho es una práctica familiar donde el bebé duerme con sus padres. Hasta hace algún tiempo era la regla, pues la mayoría no contaba con habitaciones o espacio para que cada quien tuviera su propia cama. En Occidente, dejó de ser común con la popularización de las cunas y de las casas con más de un dormitorio, uno de ellos siempre destinado a los niños. En la actualidad, el colecho se ha reintroducido como una práctica ligada al apego y la crianza natural de los niños.

Si bien se habla de los muchos beneficios que tiene, tanto para el bebé como para sus padres, el colecho tiene ciertos riesgos. La mayoría de los pediatras recomiendan no compartir tal cual la cama con el bebé, y recomiendan utilizar las cuna de colecho o sidecar, ya que establece un espacio propio para el pequeño, lo que es más seguro. Esto se recomienda especialmente durante los primeros seis meses.

Estas cunas están diseñadas para acoplarse a la cama de los padres, facilitando las tomas y atención nocturna. Funcionan como una prolongación de la cama, pero garantizan el espacio propio de padres y bebés, evitando asfixias o aplastamientos involuntarios. Son de tamaño pequeño (ideales para lugares reducidos), más o menos de 90 X 50 cms. Estas cunas tienen una abertura en uno de los lados, para poder acoplarse a la cama. Es muy importante verificar que la cuna se acople bien a la cama de los padres.

En cuanto al gasto, si bien solo sirven para dormir cuando el bebé es pequeño, muchas de ellas están pensadas para transformarse en un futuro. Algunas se convierten en bancos o mesas de juego. Otra opción es modificar una cuna existente en una cuna de colecho, en Internet existen varios tutoriales al respecto.

¿Qué debe garantizar la cuna de colecho?

  • Que el bebé duerma boca arriba, para evitar el Síndrome de Muerte Súbita del Infante o SIDS (por sus siglas en inglés).
  • No debe sobrecalentar al bebé.
  • El colchón debe ser plano y firme. También se debe evitar llenarlo de objetos (almohadas, cojines, peluches) o de cobijas y protectores.
  • No deben quedar espacios entre el colchón y el armazón de la cuna. También debe asegurarse que la cuna queda bien pegada a la cama paterna, para evitar que se caiga.

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados