Una realidad, mamá trabaja en promedio 2.5 empleos de tiempo completo

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Vida
Tags: Mamá, Trabajo, Responsabilidad, Educación, Familia

0

0

Cuando nos convertimos en madres el estilo de vida cambia, y no importa si tienes que salir a trabajar, hagas homeoffice, o te dediques al 100% a la casa, el trabajo es el mismo para todas. Este estudio realizado por la marca de jugos norteamericana Welch, reveló que en promedio las mujeres se despiertan a las 6:30 y en promedio trabajan 14 horas al día y durante la jornada laboral descansan 1.7 horas que incluyen descansos y tiempos para alimentarse.

Panoramas reales

La verdad es que, podríamos pensar que este estudio se queda corto con su margen de las 14 horas, considerando que en algunos trabajos las horas de un turno completo son de 10 horas de lunes a viernes. No obstante, una mamá que trabaja casi todo el día, llegará exhausta a su casa a bañar a los niños, recoger y lavar los trastes de la mañana, poner un poco de orden, hará las tareas escolares, o, revisará que estén hechas, hará la merienda, dormir a los niños, con lo que le queda de energía preparará lo del día siguiente, que puede ser la comida, los uniformes y la ropa que vestirán, para finalmente irse a la cama.

Otro escenario es aquella que trabaja en casa, si sus hijos van a la escuela, el tiempo es el mismo hay que levantarse y preparar los, uniformes, lonches, desayunos, llevarlos a la escuela, sacar el trabajo y organizar el tiempo para hacer la comida, y las tareas en casa que son inagotables, por las tardes la segunda parte continúa. Similar es la jornada de la mamá que se queda todo el día al cuidado de sus hijos, sin olvidar que, aunque no trabaja, tampoco la tiene fácil sobre todo si los niños son pequeños y requieren mucho más atención y cuidados.

¿Para volverse locas?

Tal vez te has identificado con algún escenario o a estas alturas con el simple hecho de leer e imaginarlos ya te cansaste, No tenemos la intención de que te quedes con la idea que la maternidad es un trabajo esclavizante para volverte loca. Aunque debemos reconocer que es cierto, a veces hay días en que nos hemos vuelto locas.

El trabajo de las mujeres, como madres, por fortuna es un asunto que al menos en México se ha reconocido como una labor importante para la crianza de los futuros ciudadanos. El pasado mes de febrero la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, reconoció que el trabajo en casa y determinó que los cónyuges que desempeñan; “cargas domésticas y familiares sin recibir remuneración económica por ello, aunque desempeñen labor profesional, tienen derecho a compensación cuando quien lo solicite demuestre que se dedicó a dichas tareas y que esto le generó algún costo de oportunidad”.

De acuerdo con la Sala, “no reconocer esta situación invisibiliza el valor del trabajo doméstico y las dificultades de tener una doble jornada”.

Sin duda es un acierto, puesto que las mujeres que trabajan arduamente en casa sobre todo las que están en ella tiempo completo, no pueden en algunas ocasiones desarrollarse a la par de su pareja. Y aunque al menos en el caso de México puede ser una buena noticia, todavía falta mucho para entender el papel y lo intrincado que es para cada mujer ejercer la maternidad.

La naturaleza de ser mujer

El simple hecho de ser mujer, quiere decir que pasaremos por cambios hormonales, lo que quiere decir que también tendremos cambios en el estado de ánimo, que nos llevará de la risa al llanto. Sin olvidar, por ejemplo: el Síndrome Pre Menstrual, o aspectos sociales, ambientales y del estilo de vida que pueden afectar nuestro comportamiento.

Esto lo decimos, porque definitivamente, cuando perdemos la cabeza, o sentimos que las situaciones nos rebasan, es importante que no pierdas la perspectiva de vida. Recuerda tus redes, conversar, pedir ayuda si te encuentras sola.

Servicio y reconocimiento

Ser madre significa definitivamente vivir una vida de servicio, es poner en práctica que el amor todo lo da, lo soporta y lo sufre. Siéntete orgullosa pues cada vez que trabajas por tu familia, estás enseñando a tus hijos el amor incondicional, autoestima y el perdón diario. ¿Cuántas veces tendremos que disculpar sus travesuras, o sus errores? La respuesta es, las veces que sean necesarias. Y con ello viene también plantear que el trabajo en la construcción emocional, espiritual y social es también un trabajo que, aunque no se ve o cuantifica en tandas de lavadoras o trastes limpios, puede verse cuando nuestros hijos son empáticos, sociables, buenos vecinos, solidarios o responsables. Esa, sin duda es la tarea más importante de lo que significa criar a los hijos y el trabajo de ser madre.

Así que, ante un trabajo arduo, es necesario dividir la carga si te es posible entre los miembros que conforman tu familia. Enseñar desde pequeños la responsabilidad, el poner los juguetes, o la ropa sucia en su lugar, se traducirá en un poco de descanso y tiempo extra para ti.

El trabajo de una madre es irremplazable, imprescindible e irrevocable, siéntete orgullosa y cuando te sientas cansada no pasará nada si tiras la toalla ese día. Platica con tu familia cómo te sientes, es muy importante crear una consciencia de que tampoco somos infalibles, a veces es necesario recibir amor, cariño y cuidado de parte de nuestra familia.

Recuerda que no estás sola, conversa de este y otros temas en nuestra plataforma Corazón de Mamás y no te olvides de descargar nuestra App.


Con información:

https://www.sdpnoticias.com/nacional/2018/02/28/scjn-reconoce-doble-jornada-para-mujeres-trabajadoras

http://www.redalyc.org/pdf/582/58232307.pdf


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados