Violencia obstétrica, cuando las cosas salen mal.

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Soporte
Tags: Derechos humanos, Parto humanizado, Violencia obstétrica, Qué hacer

0

0


Natalia decidió tener a su hijo en un hospital del sector salud en la Ciudad de México, le notificaron que su hijo nacería en el transcurso de ese fin de semana.

Cuando llegó al hospital le dijeron que ya no era viable aplicar la epidural, sin embargo la mantuvieron en una camilla, una doctora residente, hizo un tacto, el cuello estaba borrado. Natalia le comentó que le dolía la manera en como estaba manipulando el canal de expulsión, a lo que la doctora contestó de mala manera, y procedió a un trato más rudo.

Las instrucciones para pujar estuvieron mal dichas, Natalia tenía la experiencia de haber tenido antes un hijo y se vio presionada a hacer lo que la doctora de mala gana hacía, no sabía lo que sucedía, pero podía sentir los dedos de ella en su vagina tirando con fuerza hacia la plancha, esto causaba mucho dolor, sin anestesia la doctora procedió a realizar una episiotomía. En un momento se quedó sola, sintió que le faltó la fuerza, sus gritos atrajeron a otro doctor, que al ver el pésimo trabajo de la doctora la regañó y procedió a ayudarla.

Su hijo nació con un caput o chipote de sangre de lado izquierdo, cuando Natalia llegó a su habitación vio su cara como si la hubiesen golpeado, había hecho tanto esfuerzo que los vasos de su rostro y ojos se reventaron.

Esta violencia contra la mujer constituye e implica una violación a los derechos humanos. Existen convenciones, leyes y tratados internacionales, incluyendo Belém do pará, CEDAW, OMS y en México la “Ley de acceso a las mujeres a una vida libre de violencia”, que se hace implícito la erradicación de cualquier tipo de violencia contra la mujer en el ámbito público y el privado, incluyendo la violencia obstétrica.

No es normal que el personal médico como las enfermeras o doctores griten, ridiculicen o ignoren a los pacientes y evadan las opiniones de la mujer que está a punto de parir.

La Organización Mundial de la Salud  (OMS) recomienda: Evitar  la maniobra Kristeller, (empujar al bebé dentro del vientre para agilizar su nacimiento), la episiotomía (es el corte que se realiza en la zona perianal para agrandar la apertura de la vagina), obligar a parir acostada en posición horizontal o inmovilizada, la maniobra Hamilton (en la cual el médico desprende del cuello del útero las membranas que rodean al bebé utilizando las manos o algún otro instrumento con el fin de permitir el desprendimiento que lo mantiene unido al útero).

El personal médico debe de estar capacitado en todos sentidos, tener un trato de calidad y humanizante. Este tipo de violencia se podría catalogar como una forma de tortura, así como la esterilización forzada sin consentimiento de las mujeres y la negativa de poseer servicios de salud sexual y reproductiva.

En México las adecuaciones a la “Ley de acceso a las mujeres a una vida libre de violencia” pretende erradicar las siguientes conductas: La omisión de la atención inmediata, de emergencias ginecológicas u obstétricas, obligar a la madre a parir en determinada posición, aun cuando existan condiciones para llevarse a cabo en una más cómoda y beneficiosa para el lactante.

Así como, a la obstaculización del apego inmediato del menor a la madre tras el parto, a menos que exista causa médica justificada o el inducir cambios en el proceso natural del parto sin el consentimiento voluntario y expreso de la mujer.

Si presentaste un caso de violencia obstétrica, no dudes en presentar tu queja ante la Comisión de Derechos Humanos,  Comisión Nacional de Arbitraje Médico.

De corazón no dudes solicitar apoyo psicológico si necesitas superar este episodio, es importante que puedas superar este evento. Hay asociaciones como Casa Gaviota que son especialistas en brindar apoyo en este tema. http://www.casagaviota.org/

Con Información:

Persiste violencia gineco-obstétrica y atenta contra derechos de millones de mexicanas: senadora Lorena Cuéllar


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados